“Desactualización” de Windows Vista a XP y risas grabadas

Cuando leí en el blog de Nadia Molina (Directora Editorial de PC Magazine), que la mismísima Microsoft ofrecía en las versiones Windows Vista Ultimate y Business la posibilidad de una “desactualización” (downgrade) para regresar a Windows XP SP2, pensé que todo era una broma. Pero no, comprobé primero en CNET y la página web de El País que era una dulce realidad, después me enteré que varias compañías fabricantes de computadoras como HP, Lenovo y Dell también incluian por tiempo limitado la “desactualización” en sus equipos con Windows Vista. Considerando que Bill Gate$ es mi archienemigo #1, mi reacción fue muy normal y moderada: me reí a carcajadas durante 15 minutos y posteriormente bailé la “Macarena” siguiendo rigurosamente la coreografía de dicha rola.

Las razones “oficiales” que obligaron a Microsoft a tomar una decisión tan peculiar (y sin precedentes), obedecen a que muchas empresas se resistían a migrar a Windows Vista, porque consideraban suficiente tener Windows XP para desarrollar las labores propias de una oficina. Sin embargo, el trasfondo de este asunto es mucho más complejo, y en ello tienen mucho que ver las malas estrategias comerciales de Microsoft y los permanentes defectos del software que diseñan.

Las razones reales de una “desactualización” pueden analizarse por dos frentes, el primero es económico: Todo mundo sabe que Windows Vista exige demasiados recursos de los equipos en que es instalado; para una empresa que cuenta con 50 estaciones de trabajo operando con XP, el gasto necesario para actualizar el sistema operativo no se limita a la compra de las licencias de Windows Vista (que ya es un buen billete), sino que también necesitará “escalar” sus computadoras adquiriendo módulos de memoria RAM, procesadores más veloces, discos duros de mayor capacidad, tarjetas aceleradoras de gráficos, y, por supuesto, actualizar también todo el software que no sea compatible con Windows Vista. En resumen, hay que “invertir” bastante dinero para “disfrutar” de las “ventajas” del flamante sistema operativo del Sr. Gate$.

Ahora, veamos el segundo frente: La calidad del producto. Durante el largo desarrollo de Windows Vista, Microsoft pretendía crear un sistema operativo de alto rendimiento con una perfecta una integración entre todos sus procesos internos, que además contaría con nueva interfaz eficiente y atractiva. Al principio, Bill Gate$ fue adelantando en boletines de prensa algunas de las “increíbles” características de este sistema operativo, que en sus inicios era conocido con el nombre clave de Longhorn. Microsoft presumía de una vistosa interfaz dinámica bautizada “Aero” con bonitos efectos de transparencia (como que me recuerda el OSX 10 de Mac), capacidad nativa para grabar DVD (¡qué novedad!), una nueva extensión de base de datos al sistema de archivos llamada WinFS, un “renovado” Internet Explorer 7 con navegación por pestañas (como que me recuerda a Firefox), opción de restauración de sistema en pantalla de inicio para facilitar el “rescate” del sistema, sistema unificado de comunicaciones, software antiespía, firewall mejorado, cliente de correo Windows Mail que sustituiría a Outlook, una barra lateral llamada Windows Sidebar que permite acceder a pequeñas utilidades (Widgets) como reloj y agenda (como que es idéntico al Dashboard de Mac OSX), Windows Media Player 11 (sin comentarios), y un “preview” dinámico de las carpetas de archivos. Por si eso fuera poco, mi amigo Billy Gate$ también aseguró que Longhorn sería capaz de cargar aplicaciones un 15% más rápido que XP, se iniciaría un 100% más rápido (sí Chucha, cómo no), y se reiniciaría un 50% menos (risas grabadas). Toda una maravilla pues. El caso es, que conforme se avanzaba en el ensamblaje del código de Windows Vista, los ingenieros de Microsoft se dieron cuenta de que se estaban metiendo en “camisa de once varas”; la programación se había vuelto tan compleja, que el sistema cada vez era más inestable.

Borrón y cuenta nueva, a unos meses del lanzamiento oficial de Windows Vista, tras una junta con el Sr. Gate$ se decide empezar de cero y desechar por completo el multianunciado WinFS. Así, a marchas forzadas y en sólo un año quedó terminada la versión final de Longhorn hoy conocida como Vista, y claro, durante ese tiempo le fueron quitando “discretamente” (sin boletines de prensa) la mayoría de las espectaculares utilidades y ventajas de las que tanto se había hablado. Llegó el gran día de la presentación y Bill Gate$ (Guillermo Puertas para los cuates) se pavoneaba orgulloso, todo iba bien, la interfaz causó admiración, Billy hablaba y hablaba cuando sucedió lo que siempre ha sucedido con Windows… ¡Pantallazo azul!, la hipermacromegapantalla instalada para que todos los invitados pudieran regocijarse en la contemplación de Windows Vista, mostró en formato Widescreen la conocida pantalla azul de error en Windows. Mr. Gate$ sonreía nerviosamente mientras entre dientes profería procacidades que soy incapaz de publicar (este es un blog apto para todas las edades). Tras un reinicio de la PC, el sistema operativo volvió a funcionar, Billy terminó la presentación y corrió a su oficina para despedir a cincuenta empleados. ¡Había empezado el reinado de Windows Vista!

Más rápido que pronto, miles de acólitos de los productos Microsoft hicieron uso de sus billeteras para adquirir en preventa Windows Vista, que venía en múltiples sabores: Home Basic, Home Premium, Business, Enterprise y Ultimate (qué tontos los de Apple que sacan una sola versión que hace todo pudiendo vender versiones incompletas). El desencanto vino pronto entre los usuarios, pues al actualizar una máquina con XP a Windows Vista, resulta que la mayoría de los programas que habían adquirido para XP eran incompatibles con Vista (adiós a tu Photoshop de $11,000.00), lo mismo pasaba con dispositivos periféricos, motherboards y quemadores. No quedaba de otra más que renovar el software y hardware por otro que tuviera la etiquetita “Designed for Windows Vista”.

La cosa no acaba ahí, porque quienes compraron una PC nueva con Windows Vista precargado se dieron cuenta que para empezar no sólo no se iniciaba 100% más rápido el sistema, sino que era 40% más lento que XP. Pasado este disgusto inicial, vendrían más tragos amargos y sinsabores, Windows Vista interrumpe su trabajo cada cinco minutos, oscureciendo la pantalla para obligarte a mirar un cuadrito de texto que pregunta cosas como ¿está seguro que quiere activar el antivirus?. Mientras tanto, los ventiladores del procesador Intel Core Duo de 3.0 GHZ zumban a todo lo que dan, y la memoria RAM de 2 GB que en cualquier otra máquina serviría para editar los efectos visuales de Spiderman 3 apenas se da abasto para soportar el también sorprendente Office 2007, el constante sondeo de Microsoft para autentificar la originalidad de la licencia (sin permiso del usuario) y los DRM inyectados a cualquier archivo multimedia que entre en la máquina, legal o no. A Microsoft le tomó 5 años para diseñar y rediseñar Vista, sí, pero los hackers tardaron apenas unos días para descubrir las primeras dos vulnerabilidades de este sistema operativo. la primera, es la corrupción de la memoria cuando ciertas cadenas son enviadas mediante MessageBox API, lo que permite un aumento de privilegios locales. La segunda debilidad hallada fue un fallo en el sistema de reconocimiento de voz conocida como shout hacking, que hace posible tomar el control de la computadora empleando comandos de voz. A eso hay que sumar los virus y exploits disponibles en la red, más lo que se acumule esta semana. En resumen, el nuevo sistema operativo de Windows (como todos sus antecesores), no es lo que se diría un excelente producto.

En un lapso breve, Windows Vista está a punto de desbancar al Windows Millenium como el peor sistema operativo hecho por Microsoft. Es natural entonces, que un gran número de usuarios reconsideren la conveniencia de tenerlo en sus computadoras y que otros que ya lo tienen decidan “desactualizarse” y regresar a XP, o como bien decía mi Tía “Tencha” (que Dios la tenga en su Santa Gloria): a veces sale más caro el caldo que las albóndigas. Los fabricantes de equipos de cómputo, detectaron de inmediato la inconformidad generada por el sobrevalorado Vista y pusieron manos a la obra para dar paso al primer Downgrade de la historia.

Microsoft, que apenas se recuperaba de la arrastrada que le dió la Unión Europea al multarle con 500 millones de Euros por prácticas de monopolio, tuvo que apechugar y puso disponible en sus servidores la inverosímil desactualización para quienes decidan “conformarse” con XP. La imagen que ilustra este artículo, fue tomada del sitio Web de Lenovo y traducida al español dice más o menos así:

Desactualización de Windows Vista

Desactualiza tu versión de Windows Vista a Windows XP

¿Tienes un sistema Microsoft Windows Vista Business o Microsoft Windows Vista Ultimate, pero necesitas continuar usando Microsoft Windows XP? Por tiempo limitado Lenovo ofrece un CD de Recuperación de Windows XP como una manera de desactualizar para Windows Vista. Los clientes de Lenovo que tengan “sistemas calificados” con Windows Vista business y Windows Vista Ultimate pueden adquirir un disco de recuperación de Windows XP hasta julio 31 del 2008. Las tarifas pueden variar.

Por favor, contacte con su Centro Local De Soporte para mayores detalles.

Ya para terminar, sólo quiero decir que la noticia de la “desactualización” me ha dado un rato de amena alegría (gracias, Nadia), y la posibilidad de pronunciar la ponzoñosa frase que guardé para mis cuates fans de Microsoft cuando me echaron en cara todas las bondades de Windows Vista, y que reza así: “Te lo dije” (más risas grabadas).

Ahora a esperar a que salga en diciembre el Zune 2 alias “iPod Killer” (más risas grabadas, chiflidos y aplausos)

P.D. Para mi finísimo enemigo mortal Bill “Billetes” Gate$:

¡Bill, la volviste a hacer! (más risas grabadas, aplausos, chiflidos y hurras)

Anuncios

Un comentario en ““Desactualización” de Windows Vista a XP y risas grabadas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s