Sobre La Arquitectura y Luis Barragán: Una Reflexión (Parte 4 de 4)

Por: Elizabeth Becerra Cantero

Alumna de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guanajuato

El viernes pasado en la clase de construcción, el profesor nos leyó el discurso que dijo Luis Barragán cuando recibió el Premio Pritzker de la Arquitectura, un discurso muy distinto a otros que han dicho los demás ganadores, un discurso impregnado de sentimiento al igual que su arquitectura.

Antes de entrar a la carrera no conocía las obras de Barragán y tampoco había escuchado hablas tanto de ál, pero en primer semestre en la materia de Diseño Básico, en una tarea de investigación acerca de arquitectos mexicanos me encontrá con un libro sobre él, que empecé a hojear y me gustó mucho como hacía de cada espacio algo especial, sobre todo me encantaron sus jardines y sus fuentes, sin embargo después de ese día ya no volvía a conocer un poco más acerca de él hasta el viernes pasado.

Había leído y escuchado que su arquitectura se caracteriza por el sentimentalismo, y también he escuchado a algunos compañeros que han tenido la oportunidad de conocer la casa de Barragán, platican que al entrar a los diferentes espacios se siente “algo”, que no saben cómo describir, yo creo que es ese sentimiento que dejó Barragán en cada uno de esos rincones tan espaciales para él y en los cuales vivió una parte de su vida.

El discurso, debo decir, es muy interesante, la forma en como se expresa, el saber que está orgulloso o más bien estuvo muy orgulloso de sus raíces, y como él le dio ese giro tan grande a la arquitectura mexicana, me ha hecho dar la vuelta y mirar nuestra arquitectura, porque antes yo creía que la mejor arquitectura se hacía en otros países, y claro que sa arquitectura es bella, contemporánea, llena de tecnología, pero aquí nosotros tenemos otras raíces, otra cultura, que si sabemos valorarla podemos sacarle mucho provecho.

No se trata de copiar, sino de interpretar, de que al momento de proyectar no cremos simples espacios para realizar una función determinada, sino proyectar para la persona que va a llevar a cabo esa función, espacios que sean confortables y que llenen al usuario, que no se sienta dentro de una caja.

Sé que a estas alturas para mí es todavía imposible poder llevar a cabo el diseño de un lugar asía, porque es difícil, y la verdad no sé si algún día podré lograrlo, no niego que me encantaría llegar a hacer algo lleno de sentimiento, porque la arquitectura no son solamente los edificios, yo creo que a la arquitectura no la llamaríamos así si no existiera un usuario, un hombre. Yo creo que la arquitectura es el hombre y su espacio, que si se llega a proyectar muy bien los demás lo llegan a considerar algo así como una obra de arte.

¿Qué espero de la Arquitectura?, espero que con ella me pueda acercar a más personas, o más bien dicho acercar a las personas a ella, que sientan otra vez el envolvimiento que ella ofrece, lograrlo me costará trabajo y lo sé, pero no por ello lo dejaré de lado y no haré la lucha. Debo decir que mi intención en el futuro no está enfocada a proyectar ni a construír, sino más bien a rescatar y preservar nuestra arquitectura, nuestras raíces, a esa área que se llama restauración, y con ello espero saber cómo ha evolucionado nuestra sociedad, pues yo creo que la restauración está ligada con la investigación y con ella podemos saber cómo ha cambiado la sociedad, cómo han cambiado también sus necesidades y con ello entender por qué se están haciendo los distintos tipod de arquitectura en la actualidad.

Y creo que ese entender y admirar de la arquitectura vernácula, fue lo que llevó a Luis Barragán a lograr proyectar ese tipo de arquitectura que tanto lo caracteriza, porque es innovadora, pero cuando la vemos sabemos y podemos identificar los elementos representativos de nuestra cultura, como los colores, los jardines, podemos ver la nostalgia que sentía Barragán hacia sus raíces. Y qué orgullo que tengamos a Luis Barragán de ejemplo, que muchos han intentado copiar, pero no han podido todavía entender a fondo lo que la arquitectura era para él.

Por último, quiero mencionar las palabras que influyeron mucho en sus obras y que por sí solas describen su arquitectura.

Belleza, silencio, soledad, serenidad, alegría, muerte, vida, jardines, fuentes…

NOSTALGIA

Anuncios

2 comentarios en “Sobre La Arquitectura y Luis Barragán: Una Reflexión (Parte 4 de 4)”

  1. de hecho asi se llamo la bienal de Venecia que lidero Kasujo Sejima, la gente se encuentra en la Arquitectura, con una gran cantidad de posibles interpretaciones de este titulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s