MUJER (OCHO TEXTOS PARA ELLAS)

En el día internacional de la Mujer

Mujer

Ronald Bonilla

(Poeta costarricense)

Tú eres un caracol
oyendo nostalgias en los tumbos del mar,
en las pescadoras gaviotas
que perdieron su ruta.

Tú eres un caracol
ovillado en la bruma;
va pasando un desfile de celajes sedientos.
Yo estoy empujando con mis remos al mundo,
pero él está encallado con su tromba de fuego,
o con su rezo de niño.

Tú eres la mariposa
que voló al despertar:
Vas trazando arabescos
con tus alas de arroyo,
vas buscando las flores
que murieron sin tregua.

Tú eres una mujer,
un poco soy yo y un poco eres tú,
y por esas huellas livianas de arena
te sigo por el borde de todos mis deseos,
te invento so pretexto
de amarte hasta el abismo,
hasta ser uno solo
en el confín de los sueños.


Hagamos un trato

Mario Benedetti

(Escritor uruguayo)

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo.
(De una canción de Carlos Puebla)
Compañera,
usted sabe
que puede contar conmigo,
no hasta dos ni hasta diez
sino contar conmigo.
Si algunas veces
advierte
que la miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles
ni piense que deliro;
a pesar de la veta,
o tal vez porque existe,
usted puede contar
conmigo.
Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense que es flojera
igual puede contar conmigo.
Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar con usted,
es tan lindo
saber que usted existe,
uno se siente vivo;
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos,
aunque sea hasta cinco. 
No ya para que acuda
presurosa en mi auxilio,
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

El tercer deseo

Augusto Blanca

(Cantautor cubano)

Voy a irte a buscar allí
al pedazo de noche en que
tropezaron de pronto,
tus ojos, mis ojos
tan llenos de igual soledad… allí.

Voy a irte a buscar allí
a tratar de retroceder
transitar por el tiempo
y volverte a encontrar
en el mismo lugar que te vi… allí.

Voy a irte a buscar
al instante preciso
en que nuestros rumbos
se unieron en la multitud.

Voy a irte a buscar
al tumulto de pasos
de rostros, de voces y luces
donde te perdí
voy a volver, regresaré,
ve tu también.

Voy a irte a buscar
a acampar para siempre en ti
y esta vez no habrá fuerza posible
capaz de evitar este encuentro
que presentí.

Voy a irte a buscar,
hace un siglo te conocí
y esta vez no te vas a esfumar
la marea te trajo por fin
hasta mi país.

Voy a irte a buscar allí
aunque en ello me juegue
mi tercer deseo
mi última oportunidad.

Voy a irte a buscar
a través de las miles de vidas
que distan de ti
desde ayer a las diez,
voy a volver
regresaré, ve tu también
y espérame… ayer… allí.


Eva

Silvio Rodríguez

(Cantautor cubano)

Eva no quiere ser para Adán
la paridora pagada con pan.
Eva prefiere también parir,
pero después escoger donde ir.
Por eso adquiere un semental
y le da uso sin dudas normal.
Eva cambio la señal.

Eva sale a cazar en celo
Eva sale a buscar semillas
Eva sale y remonta vuelo
Eva deja de ser costilla

Eva no intenta vestir de tul,
Eva no cree en un príncipe azul.
Eva no inventa falso papel
el fruto es suyo con padre o sin él.
Eva se enfrenta al que dirán
firme al timón como buen capitán
y encoge hombros Adán.


Esa mujer es un dolor

Noel Nicola

(Cantautor argentino)

Esa mujer que se aparece
cual fantasma en el recuerdo
con su olor, con su perfume,
y la textura de su piel
tan nítidos que con sólo alzar la mano
se podrían tocar como si tras la puerta
hubiera aparecido.
No ha dejado ni su nombre ni su sino
se ha perdido para siempre en la ciudad
y no ha de volver
Esa mujer es un dolor, esa mujer.

Esa mujer que dejó un hueco
tan profundo en la memoria
sin que su nombre ni su sino
se dejaran atrapar.
Nos viene a la mente cada vez que llueve
como aquella noche en que nos dio su encanto
y el sueño de su cuerpo.
Se aparece cual fantasma en el recuerdo
cada vez que el tiempo sabe a soledad
y no hay amor.
Es un dolor, esa mujer es un dolor.


Si me dices

Alejandro Filio

(Cantautor mexicano)

Si me dices que el tiempo guarda
La voz de las personas, la luz, la sombra
La sonrisa de un ángel o el estallido
De esta bomba que sueña cada latido

Si me juras que todo pasa y se queda
Prisionero en las alas de algún segundo
Yo montado a la luz romperé tu espera
Donde quiera que estés, sea cuál sea tu mundo

Si me afirmas que cada nota
Que respiro se cuelga de alguna estrella
Que no forzó la mar, ni siquiera gota
Tu camino hasta aquí, tu pequeña huella

Si me cuentas que todo será y es barro
Bajo el pie de la noche semiesculpido
Que valió cada muerte, cada estallido
Para hacer de este suelo escalón más alto.


Caperucita

Ismael Serrano

(Cantautor español)

Caperucita sólo tiene dieciséis
primaveras sin flores, papá le dice: “Ven.
Caperucita eres joven y tienes que aprender
a ocuparte de la casa, que serás una mujer.

Para que seas buena esposa
y no envejezcas sola,
en la cama y la cocina has de saber
alegrar a tu marido y cuidar a cada hijo,
que te atrapa tu destino,
que has de ser madre y esposa”.
Y la pobre Caperucita llora.

“Quiero volar, lejos de aquí escapar.
Dime, mi bien, quién me llorará
si me dan alas y echo a volar.
Quiero dormir, no quiero despertar,
quiero ser la lluvia al otro lado del cristal,
quizás alguien me espere en la oscuridad”.

Una fría tarde Caperucita iba
a casa de su abuela a llevarle comida,
cuando se encontró con un lobo feroz.
Dime dónde vas niña, que te acompaño yo.

La muchacha se supo perdida.
Gritaba Caperucita
mientras la devoraba el lobo.
Bajo la falda del vestido
estallaron los dormidos
sueños que en la noche
la mantenían viva. Pobre Caperucita.

Una gris mañana Caperucita se casó,
vestida de blanco, bella como una flor.
Su marido, muy elegante, otro lobo feroz,
y su padre orgulloso lloraba de emoción.

Ahora cada noche el lobo la devora,
clava sus dientes, y llora
Caperucita mientras espera a que un aullido
le diga que el dormido animal despertó.
Después descansa tranquilo el malvado lobo feroz.

La cara de Caperucita alumbra una sonrisa
mientras mece una cuna. En ella está una niña,
quizás futura oveja para un lobo feroz,
a no ser que afortunada la rescate tu amor.

Caperucita la arrulla contra el pecho
y un murmullo lento, lleno
de esperanza y vida,
canta Caperucita.


Menos tu vientre

Miguel Hernández

(Poeta español)

Menos tu vientre
todo es confuso.

Menos tu vientre
todo es futuro
fugaz, pasado,
baldío y turbio.

Menos tu vientre
todo es oculto,

menos tu vientre
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.

Menos tu vientre
todo es oscuro,
menos tu vientre
claro y profundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s