Sobre La Arquitectura y Luis Barragán: Dos Reflexiones (Parte 3 de 4)

Primera Reflexión

Por Rosa Nely Nolasco Muñoz

Estudiante de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guanajuato

Todos apreciamos la arquitectura desde diferentes puntos de vista, y por lo tanto, no podemos asegurar quién tiene la razón al hablar de ella.

Según Luis Barragán Morfín en su discurso pronunciado en el premio Pritzker, se refiere a la arquitectura como una poesía, pues expresa en cada elemento arquitectónico un sentimiento. Religión, mito, magia, belleza, encantamiento, soledad, muerte, alegría, etc., son palabras transformadas a una realidad que permiten disfrutar el significado de cada una de ellas.

¿La arquitectura es arte? es obvio que él, además de verla como arte, la percibía como un espacio diseñado para ejecutar las actividades que realiza un hombre, sin embargo, trataba de darle vida a ese espacio, con los colores y la naturaleza. Yo pienso que la arquitectura sí es arte, pero no con el sentido de un artista, que solo satisface su ego emocional plasmando su sentir, la arquitectura necesita del arte para transformar áreas existentes, en espacios agradables que inviten a permanecer en ese lugar.

Me imagino que nadie creía que el relato de una infancia o recuerdos de ella, acudirían a Luis Barragán para justificar su arquitectura, si bien es cierto, las experiencias son las que describen la personalidad, pero además dan un prototipo o un significado de belleza (la idea), lo cual nos hace percibir y reconocer una arquitectura en particular.

Hasta la fecha, no tengo una idea clara de qué es la arquitectura, pero sé, que ésta, es la que da la identidad a un pueblo y se manifiesta de acuerdo a las ideas de ese tiempo, la arquitectura nos habla sobre la historia y como se comportaba una sociedad en ese momento; pero también marca las diferentes ideas de belleza que se reflejan en los edificios. La arquitectura además de crear espacios para realizar actividades, pretende producir espacios confortables y llenos de vida, que transmitan sentimientos como la tranquilidad y la alegría.

Yo estudiaba arquitectura porque me gustaba “cómo se veían las casas”, pero hoy ya no lo hago sólo por esa razón. Me emociona saber qué tan grande es la mente, que con simples materiales puede transformar un espacio en algo impresionante, que un simple rectángulo puede impactar a una sociedad, sí, yo también me impresiono, porque no es tanto un rectángulo, sino el sentimiento que se desprende al observar ese edificio.

Así que, yo sí creo que la arquitectura bnecesita de la poesía para no ser tan fría.

Segunda Reflexión

Por César Alejandro Zavala Ríos

Estudiante de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guanajuato

Es sano comentar al respecto, que personalidades de tal nivel (como Luis Barragán) aportan invariablemente un gran conocimiento al saber del futuro arquitecto, porque un simple vistazo al “ser” de su arquitectura hace que el recorrido te envuelva, pues su naturaleza así lo permite y sin más se vincula en sí misma, en su relación a la naturaleza propia del entorno y por supuesto, del hombre como fin de ésta.

Es preciso Barragán al mostrar en su obra e interpretación de la arquitectura el encanto y la magia de que ésta debe disponer eternamente, todo ello siempre por encima de una monotonía que impera en la actualidad y su tecnología ( y que decir de “su” globalización). Entorna a la naturaleza que le envuelve, y la belleza de su arquitectura como tal. Su concepción de lo que es esta última, así como su nocion arquitectónica me parecen una imprescindible guía ejemplar a tomar muy en cuenta.

Algunas ideas difieren de las mías; sin embargo es por este tipo de personajes que la arquitectura se enorgullece de ser tal y por tanto también es suceptible de ser mejorada, lo que considero una parte fundamental de esta disciplina. Aunado a ello el entorno, más que social (aunque obligado), el natural. Esta concepción propia evoca también, como lo define así mismo Barragán, una amplia vinculación a la naturaleza, su respeto y por supuesto la disposición a las necesidades del hombre, sin que estas lleguen a atrofiar ese entorno al que todos pertenecemos.

De esa manera, para mí, involucra la verdad de los elementos ( lograr disponer de la tecnología sin olvidar la esencia misma de una arquitectura en sí y sus partes), la conciencia y la desnudez (tal y como la arquitectura se expone, es, en sí y por sí) que emocionen y resuelvan lo solicitante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s