Sobre La Arquitectura y Luis Barragán: Una Reflexión (Parte 2 de 4)

Por: Gerardo Arita Aguilar

Estudiante de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guanajuato.

El cambio es algo inevitable, la tecnología avanza, las arrugas aumentan, la ropa se desgasta, y aunque a grandes rasgos la personalidad se mantiene es risible asegurar que durante mis pocos años de vida, varias de mis ideas e ideales han cambiado un poco o inclusive a dar un giro radicalmente opuesto.

Recuerdo desde mi infancia cierta inclinación por el arte de todo género; pintura, dibujo, música, escultura, literatura y cine. Han girado en torno de mi vida hasta crear tantos de los conceptos e ideas que hoy habitan en mi mente, éstas aunadas con cada una de mis vivencias, me han traido frente a este monitor para poder plasmar cómo la Arquitectura forma parte de mi vida.

Arquitectura en planos, no es arquitectura, no lo es tampoco en bocetos o en archivos, no lo es siquiera en recorridos virtuales. Es necesario poder vivirla, recorrerla, olerla incluso para poder llamarla arquitectura, de la manera más visceral posible. El hombre, avaro por naturaleza, está obligado a dominar el contexto que habita hasta obtener algún tipo de ganancia, ya sea un interés económico o meramente espiritual, no existe modificación al entorno que no tenga como intención mejorar la vida de quien lo efectúa. Y aunque esta intención muchas veces se queda en eso, es nuestro deber como arquitectos, seguir intentando al menos, la manera en que la vida de la sociedad, de los grupos, del individuo se aligere.

Aunque hasta hoy todos mis proyectos están en (papel) bond, mantequilla, albanene, monitores de PC o ideas en mi cabeza, hay metas que no dejo de buscar, entre ellas mantener el uso de materiales, formas y colores que provoquen reacciones positivas en el usuario último de dicho proyecto buscando también en mantener conceptos contemporáneos o conceptos de antaño contemopaneizados de acuerdo a las vivencias, ya que olvidar el contexto temporal en el que se vive, siempre ha sido uno de los desaciertos más grandes de muchos arquitectos, por no decir artistas a lo largo de los años, dejando edificaciones olvidables, que no provocan ese efecto deseado.

Ciertamente, hace un par de años a la arquitectura no la veía de esta manera, para mí no eran mas que edificaciones bonitas, o bocetos de gran calidad, obviando todo lo que detrás de llo se encuentra, y que sin ese estudio previo, y sin la intención de buscar esas sensaciones positivas, la arquitectura no puede ser considerada arte…

Anuncios

2 comentarios en “Sobre La Arquitectura y Luis Barragán: Una Reflexión (Parte 2 de 4)”

  1. ¿la arquitectura como doblegación de la naturaleza, de contemplación visceral idealmente atemporal y definitivamente no es un arte?
    >:O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s