Recordando a Shaima

En El Día Internacional De La Mujer.

(A la Memoria de Shaima Rezayee 1981-2005)

Hace ya varios años, asistí a un recital del dueto de canto nuevo Mexicanto, el marco era el esplendor del Teatro Juárez de la ciudad de Guanajuato, las guitarras de Sergio Félix y David Filio hilaban los acordes para regalarnos una noche inolvidable. No recuerdo si fue en la penúltima canción, que sería “Coincidir” (pieza bien conocida en México), cuando Filio se dirigió al auditorio para decir: “A todos los hombres que nos acompañan esta noche, les pido que miren si a su lado hay alguna mujer sentada, si no es así, busquen alrededor a la más cercana, y obsérvenla atentamente… porque es el ser más hermoso y perfecto sobre la Tierra”.

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, y las encopetadas damas de sociedad aparecen en televisión hablando de todos los progresos de la equidad de género, se dedican foros, mitines, anuncios, pancartas y consignas mediáticas. Yo no voy a hablar de las descastadas de la India, ni de las prostitutas de Filipinas, ni de las campesinas, ni de las obreras, ni de las Muertas de Juárez, ni de la rabia que me produce ver a una niña de 7 años deambulando en la madrugada por bares y cantinas vendiendo una mísera caja de chicles, mientras sus padres se embriagan viendo una película pirata de Charly Valentino, mascullando que el gobierno tiene la culpa de su desgracia. No, no voy a hablar de ellas, porque para eso no alcanzan todos los blogs del mundo… Hoy le voy a dar a todas ellas un solo rostro: el de Shaima Rezayee.

Era una joven afgana de 24 años, y la única mujer conductora del programa de videos pop musicales “HOP”, que transmitía la cadena Tolo TV, La emisión era una especie de versión afgana de MTV cuyo objetivo era “entretener a los jóvenes y promover a los nuevos artistas afganos”. Shaima aparecía en pantalla sin el tradicional velo o Burka, vestía playeras y pantalón de mezclilla, lo que le valió el repudio de los grupos más conservadores de su país, la televisora empezó a sufrir amenazas e instó a Shaima a que evitara usar prendas occidentales. Ella no hizo caso, y en alguna ocasión declaró: “allá donde voy, la gente me insulta, pero son muchos más los que me animan, sobre todo mi familia y muchos jóvenes”.

Sin embargo, mientras ella se convertía en un ícono para la juventud, las presiones aumentaban e incluso el Titular de la Suprema Corte de Afganistán la calificó de “insulto al Islam como religión y burla a Afganistán como país”, provocando que la televisora la despidiera. No obstante, Shaima continuó siendo lo que era, una joven como cualquier otra que sale a la calle, que escucha música de U2 y Madonna, que usa pantalón vaquero y zapatos deportivos. Lo que para una refinada señora miembro de un Club Social de esos que infestan a México y otros países en desarrollo es un derecho común, para ella era un crimen imperdonable, lo que para una “Chica Ibero” de esas que se van “de fin a Aca a un reven” era un día aburrido, para Shaima era caminar en un campo minado.

Fue asesinada el 19 de mayo de 2005 de un balazo en la cabeza, los periódicos le dieron una nota pequeña en la sección internacional, al lado de noticias tan impactantes como “¿Bob Esponja es Gay?”. Yo no sé que pensaba Shaima, si sabía lo que estaba enfrentando, si sentía miedo, si estaba segura de que su país realmente había cambiado, si era tan importante para ella su afición de escuchar música occidental, si creía que podía aspirar a tener un futuro, al elemental derecho de vivir.

Ese día, estuve observando durante largo rato la foto de Shaima que hoy aparece al inicio de este artículo y que sostiene su hermana Feriba, trataba de encontrar qué ofensa horrenda y bestial tenía esa sonrisa, qué crimen cabe en ese rostro, a quién mancillaron dolorosamente una boina y unos jeans, qué espantosa afrenta oculta la mirada estúpida de Shrek en el afiche de la pared. Pero lo único terrible es que ella ya no está, lo abominable es que haya alguien capaz odiar a gente como Shaima, y destruírla. Después de examinar, y buscar y rebuscar en esa imagen, sólo encontré a dos mujeres hermosas y valientes, como lo son todas las mujeres… Pero son la mayoría quienes no tienen voz ni llanto, las que transcurren en oscuridad sus días, las que se congelan las manos cosechando arroz, las que mantienen 5 hijos y un borracho, las que no saben que existe el Club de Leones, las que nunca irán a la escuela porque “les corresponde atender la casa”, las que son golpeadas “por amor”, las que bajan de la sierra con un puñado de nopales, las de las cruces sin nombre, las que son un número más en la estadística de violaciones, las que son repudiadas por no haber nacido “varoncito”, las que aman hasta la muerte, las que recogen flores en las ruinas de Sarajevo, las que no saben que hoy es 8 de marzo, todas ellas, las que no merecen una pequeña nota en los periódicos.

Sí, en esa fotografía hay dos mujeres, una que sostiene con mano firme la imagen de quien es su ejemplo e inspiración, y la otra, que me regala su risa de muchacha de 24 años, luminosa y pura.

Ensayo de Una Boca

(Fernando Delgadillo)

La boca de mi amada
Es jardín de cerezos
Es fuente de agua pura
Y el cuenco en donde abrevo
Y acrecento mis ansias

Sus labios son renuevos
Y sus dientes azúcar
Y es perfume su aliento
Remanso Inagotable
Su voz mientras discurre
Me arrulla y me alimenta
Me acuna y da consuelo

Su risa es transparente
Como el vuelo del viento
Me colma cuando ríe
Y cuando se va sonriendo
Cuando sonríe por nada
Y cuando por nada vuelvo
A invitarle a que sonría
Su risa cristalina
Es mi dicha y es mi premio

Y si su boca acusa
Un suspiro de su pecho
Me envuelve y me aprisiona
Me halaga y más me apresto
A reconfortar sus manos
Sus labios y su cuello
Su vientre de paloma
Y su delicado vuelo
Y a modo de su boca
Es mi boca deseo

Su boca es la ventana
Su boca es su secreto
Es la canción del agua
Y es lenguaje del alma
Y es el amor y el tiempo
Su boca bien amada

La boca de mi amada
Es jardín de cerezos
Es huerto de naranjos
De limones y almendros
Es sombra y es frescura
En el molde más perfecto
Y mi más caro tesoro
Porque hoy me lo da todo
Si me regala un beso.

Después de tanto tiempo no consigo entender el sentido de su muerte, pero procuro siempre mirar alrededor, para ver si hay una mujer cerca de mí, y si es así, la observo con detenimiento e invariablemente reitero: “Es el ser más hermoso y perfecto sobre la Tierra”.
Y Tú… ¿ya viste si hay una mujer cerca de tí?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s