Los Motivos de Judas

Hace algunos días, la National Geographic Society anunció que el antiguo manuscrito conocido como el Evangelio de Judas es auténtico, lo que provocó una gran controversia a nivel mundial. El documento es un papiro de cuero de 28 páginas descubierto en Egipto en 1970, está escrito en copto, que es una lengua proveniente del idioma que se hablaba en el antiguo Egipto, y que dejó de utilizarse en el siglo XVI. La única mención que se conoce de este Evangelio la hizo el obispo Irineo de Lyon en su tratado Contra La Herejía en el año 180; y aunque el papiro estuvo perdido durante muchos siglos, tras su descubrimiento estuvo en manos de varios anticuarios y coleccionistas quienes lo analizaron mediante sus propios recursos y experiencia.

Finalmente la National Geographic Society consiguió la autorización para realizar al documento una serie de estudios que incluyen análisis de tinta, datación mediante carbono radiactivo, análisis de imagen multiespectral, y evidencia contextual. Este trabajo fue dirigido por el Dr. Rodolphe Kasser, Catedrático de Copto en la Universidad de Ginebra y teólogo. Tras este detallado examen del papiro se concluyó que su antiguedad corresponde al siglo III, un periódo que concuerda cronológicamente con el de los Evangelios que la Iglesia Católica acepta como auténticos. Es importante mencionar que los libros de Marcos, Mateos, Lucas y Juan no son inmediatos a la muerte de Jesús, ya que en anteriores estudios se había determinado que fueron escritos con mucha posterioridad (siempre más de 150 años), lo que hace dudar que fueran obra de los apóstoles. “La mayoría de los textos son escritos en nombre de alguien más famoso, como lo sería un discípulo de Jesús”, opina Marvin Meyer, profesor de la Universidad Chapman en California.

La polémica que ha generado el manuscrito, radica en que en él se muestra a un Judas Iscariote que lejos de ser un traidor, es el discípulo preferido de Jesús, y en ese contexto, El Maestro le solicita la tarea más difícil de todas: traicionarle para que su destino se cumpla. Judas entonces, deberá asumir que su nombre será maldecido y despreciado por generaciones demostrando así su lealtad y amor por el Nazareno. Según el Nuevo Testamento Jesús pidió cosas en privado a dos de sus discípulos, sin embargo los textos sólo relatan actos públicos y jamás conversaciones personales, así que no es tan difícil suponer que a Judas también le fue encomendada una misión que los demás apóstoles ignoraban, y que además era el único en conocer la “identidad verdadera” de Jesús, quien le dice “Tú superarás a todos ellos, tú sacrificarás al hombre que me recubre”.

Naturalmente, para la Iglesia Católica el Evangelio de Judas es apócrifo, e incluso algunas fuentes del Vaticano afirman que es un ardid publicitario armado para coincidir con el lanzamiento de la película El Código DaVinci, aseveración que mueve a risa por su ingenuidad. La mayoría de los estudiosos de la Biblia, coinciden en que El Nuevo Testamento es una recopilación de textos escritos por los primeros seguidores de Jesús (que no necesariamente eran los apóstoles), tomados entre más de treinta Evangelios que circularon a través de las diversas corrientes del Cristianismo primitivo, como los Rollos del Mar Muerto o los manuscritos de Nag Hammadi. La Iglesia se encargó de seleccionar aquellos que coincidieran con el dogma establecido, y desacreditó a los que en mayor o menor medida significaran un riesgo para su estabilidad y conveniencia, siendo que todos fueron escritos entre los siglos III y IV.

Elaine Pagels, de la fundación Harrington Apear Paine y profesora de Religión de la Universidad de Princeton dijo a National Geographic: “Uno puede estar de acuerdo o no, o considerarlo interesante o censurable, pero es innegable que hay una perspectiva muy interesante en la idea de que uno de los seguidores de Jesús en los inicios del movimiento cristiano, consideró significativo este Evangelio”. También Craig Evans, profesor emérito Payzans del Nuevo Testamento en el Acadia Divinity College de Wolfsville, Nueva Escocia, hace un comentario interesante: “El Evangelio según Judas transforma la traición de Judas en un acto de obediencia. El sacrificio del cuerpo, la carne de Jesús de hecho se convirtió en salvación. Y por esa razón Judas emergió como el campeón y terminó siendo envidiado y hasta calumniado y apartado por los otros discípulos”.

Décadas antes de que el Evangelio de Judas fuera descubierto, el literato argentino Jorge Luis Borges había escrito en 1944 el cuento Tres Versiones de Judas incluido en su libro Ficciones, en donde un miembro de la Unión Evangélica Nacional ha publicado un libro titulado Kristus Och Judas, que pretende exponer sus conclusiones acerca del verdadero papel de Judas, y es objeto de una nutrida crítica, semejante a la que se ha desatado con los manuscritos analizados por NG.

Tal vez nunca se sabrá la verdad, pero me parece hermosa la idea de que alguien pudo realmente amar tanto a su Maestro, que sacrificó todo cuanto era y significaba su vida, para enaltecer la de otros, y permaneció oculto en el más oscuro de los desprecios, como un símbolo de todo lo aborrecible, para que la causa por la cual luchó permaneciera en la memoria de los hombres por más de dos mil años. Y, como escribió el periodista mexicano Sergio Sarmiento en su columna… Si me equivoco, que Judas me perdone.

Si te interesa leer las Tres Versiones de Judas de Jorge Luis Borges, puedes descargar el texto aquí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s