La Guitarra, una voz universal.

Todos conocemos este instrumento y hemos sido testigos de su evolución, le hemos escuchado en las manos de los virtuosos y de los cantantes de autobús, ha sido símbolo de revoluciones musicales como el Rock and Roll y la Nueva Trova. Quienes tenemos la fortuna de saber tocarla bien o mal, hemos experimentado esa gloriosa sensación que produce su voz redonda y cálida, no deja de sorprendernos su extraordinaria capacidad expresiva, y lo versátil de sus alcances. Es un elemento imprescindible en todos los géneros de la música popular, y también se le toma muy en serio cuando se trata de música culta al grado de ser un apreciado instrumento solista.

Los orígenes de la guitarra son muy antiguos, de manera que es imposible definir cuál fue su inicio, aunque se le suele emparentar a un instrumento de mástil largo llamado Pandura que se usaba en la Grecia antigua, o con la Kitara de Asia Menor. Sin embargo, la mayoría de los expertos señalan que su ancestro directo es el Barbat árabe, a su vez antecesor del Laúd , esta teoría se refuerza con el fuerte arraigo que la guitarra tiene en España y se supone fue introducida en su versión más primitiva durante la dominación árabe.
La primera descripción de una guitarra está en un comentario ilustrado del nuevo testamento del año 926 procedente del monasterio de San Miguel de la Escalada, cerca de la ciudad de León, en la ilustración se observa a tres personas tocando largos instrumentos de forma casi perpendicular al cuerpo. Tienen forma de pera y un mástil (o brazo) que termina en una voluta que sostiene las clavijas (o llaves de afinación).
Desde la Baja Edad Media, distintos tipos de guitarras circularon por toda Europa, las había de varias formas y tamaños, con cuatro o cinco órdenes de cuerdas (cuerdas pares afinadas en el mismo tono u octavadas) y eran más pequeñas que sus equivalentes modernos, pero no fue hasta el siglo XVI que empezó a consolidarse como un instrumento de uso común. En esa época, la versión de cuatro órdenes se empleaba como instrumento de acompañamiento, mientras que el de 4 se destinaba a la ejecución de música polifónica, ambos instrumentos tenían una cintura poco pronunciada y las cuerdas eran metálicas.
Con la transición del Renacimiento al Barroco, el modelo de cuatro órdenes fue desapareciendo para dejar su lugar al de cinco, se cree que esta 5a. cuerda fue añadida por Vicente Espinel, por lo que se le solía llamar Espineta a este tipo de guitarra, aproximadamente en 1590 se inventó el método de tablatura que representa los acordes de manera gráfica empleando las letras del abecedario, y que se sigue usando en la actualidad como una alternativa a la partitura.
A finales del siglo XVI, la vihuela, que había sido el instrumento “de moda” en los siglos precedentes, fue prácticamente abandonado, porque la guitarra resultaba mucho más fácil de tocar sobre todo los acordes rasgueados, y fue entonces que este instrumento fue adoptado por las clases populares, lo que le valió fuertes críticas de los intelectuales y literatos de aquel tiempo.
Pero el destino de la guitarra estaba escrito, se empezaron a publicar métodos, obras y tratados; durante el siglo XVII este instrumento también sufrió muchos cambios en su apariencia, se adoptó definitivamente la 6a. cuerda, se le dotó de un clavijero mecánico, el brazo o mástil se extendió hasta la boca, y se cambiaron los órdenes dobles de cuerda por simples (cuerdas sencillas), es decir, adquiere su aspecto actual. Puedes conocer las partes de la guitarra moderna aquí.
Con todas estas innovaciones, el gusto por la guitarra se extendió a la música culta durante la primera mitad del siglo XIX en gran parte de Europa; en España en particular, compositores como Isaac Albéniz o Enrique Granados se dedicaron a estudiar la música popular para plasmarla en obras donde la guitarra demuestra sus posibilidades sonoras e interpretativas, dándole así el empuje necesario para ganarse su lugar como un instrumento privilegiado.
A partir de entonces, este instrumento ha recorrido un largo camino que puedes conocer gráficamente en el siguiente enlace que se refiere a la genealogía de la guitarra, donde se exponen los cambios más notables desde el año 1500 hasta 1992. En la actualidad, la llamada guitarra clásica o criolla es quizá el instrumento más popular en el mundo, pero también ha dado lugar a otros tipos de guitarras, como la eléctrica, la electroacústica, y la western. Cada una orientada a la interpretación de un estilo musical particular, empleando técnicas a veces muy diferentes a la tradicional.
Si eres guitarrista ya conoces las bondades de interpretar este instrumento, si no, quizá este es el mejor momento para que empieces a tocar, sólo debes ser constante y disciplinado, y en menos tiempo del que crees estarás disfrutando de la voz tersa de la guitarra.
Lo primero que debes hacer, es comprar una guitarra, te recomiendo que sea una “clásica” de cuerdas de nylon de buena calidad, evita las guitarras genéricas que aunque son muy baratas, generalmente no suenan afinadas y además son muy “duras” de tocar, lo que a la larga provocará que te frustres o te lastimes la muñeca. En México, es posible adquirir un instrumento de buenas características a un precio módico, como la Yamaha C-40 que puedes encontrar en muchas tiendas de instrumentos musicales desde $1,100.00 pesos, ésta y otras guitarras de precio similar son las llamadas de “gama baja”, son adecuadas para aprender y su sonido es bueno, pero la tapa o cara frontal está hecha con madera laminada por lo que no son muy potentes. Ahora que si vas más en serio, y tienes con qué, adquiere de una vez un instrumento de “gama media-alta”, éstos cuestan arriba de $2,500.00 pesos y la tapa es de madera sólida, su entonación es perfecta y el sonido es brillante en las cuerdas agudas y profunda en las bajas, son muy durables y su valor crece con el tiempo. De cualquier manera, procura ir a la tienda acompañado de una persona que conozca de guitarras para asegurarte que estás comprando algo que vale la pena, quizá también te ayude consultar las recomendaciones que encontrarás haciendo click en este enlace.
El siguiente paso, es la afinación, las cuerdas se numeran del 1 al 6, siendo la 6a. la cuerda “más gorda”, así, son 6a.= Mi ó E, 5a. = La ó A, 4a. = Re ó D, 3a. = Sol ó G, 2da. = Si ó B, y la 1a. = Mi ó E. Para asegurar la correcta entonación de las cuerdas lo mejor es que compres un afinador digital mientras educas tu oído, o emplees la técnica tradicional que se explica aquí.
Ahora ya estás listo para comenzar a estudiar, la manera más sencilla es utilizar el sistema de tablatura o cifrado, que identifica los acordes con letras, practica y familiarízate con los acordes más comunes tal y como se muestra en el enlace. Una vez que los domines, es tiempo de aprender a leer una tablatura, esto te permitirá saber exactamente qué dedo pulsa cada cuerda, así como las variantes de estilos de rasgueado, también debes conocer las técnicas para tocar arpegios, que no es más que tocar una sucesión de notas de manera individual, al contrario de los rasgueos, donde se pulsan todas las cuerdas a la vez.
Una vez que has dominado lo básico, es necesario que identifiques y estudies más acordes como los que están en esta lista. Conforme vayas avanzando poco a poco (no te desesperes, Roma no se hizo en un día), podrás estudiar la escala mayor de Do, la escala menor armónica, los modos y las pentatónicas.

Puede parecer muy complicado, pero el esfuerzo realmente vale la pena, porque entre tus manos tendrás el que a mi gusto es el instrumento más noble que se ha creado, y la capacidad para hacerle cantar con sólo seis cuerdas, toda la belleza de la música, te aseguro que algo cambiará muy dentro de tí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s